Metro de Madrid, vuela

Llego tarde. Definitivamente muy tarde. Necesito estar en mi puesto de trabajo a las nueve y el Metro no llega. Por fin, ya era hora. No puede ser, va hasta arriba, a ver si consigo entrar, ya está, embutido humano mañanero. ¡Que asco! El tío que tengo al lado huele a fritanga. No hay quien lo aguante, ¿Es qué no conoce lo que es el desodorante? Con tanto anuncio de cuidados corporales, supongo yo que alguno habrá visto. Parece que no. Me asfixio. Menos mal, una estación, aire. Se va vaciando algo esto. Un sitio libre, voy a sentarme, ya estoy a punto. ¡¡Nooo!! Me ha empujado, una señora gorda impregnada en pote me ha empujado para sentarse ella, ¿es qué nadie lo ha visto? Eso es penalti y expulsión. Encima me sonríe, será…

Llegamos a Sol. Atención, estación en curva, correspondencia con líneas 2 y 3.  El vagón se libera, pero no consigo respirar con normalidad, siento como si nunca fuera a llegar. Por fin consigo un sitio. Entra alguien a mendigar. Es mejor pedir que robar… Le doy unos céntimos, lo que me queda. Espera para bajarse, masculla algo ininteligible. Llega Atocha, siento que me muero y encima llego tarde. Enfrente se sientan una pareja de felices enamorados, se abrazan, se miran, se miman, se sonríen. Él dice algo, ella cambia el gesto. Has metido la pata hasta el fondo muchacho. Guantazo va, guantazo viene. Se bajan en Pacífico.

Quedan cuatro estaciones y mi corazón ya late con dificultad, mi respiración no lleva el ritmo de siempre. Un niño y su madre se sientan a mi lado. El niño cuenta su taco de cromos como si le fuera la vida en ello, su madre lleva en la mano derecha los utensilios del niño. El abrigo, el paraguas de Mickey Mouse, la tartera, el balón de fútbol y la mochila carrito con dos toneladas y media en libro y material escolar. Asombroso. En la izquierda, la galleta que el niño no se ha tomado en el desayuno. No parece que vaya a comérsela. Dos estaciones y me muero poco a poco. Queda una y la gente me obvia. Se muere alguien a su lado y como el que oye llover. Ya llegamos, unos pocos metros y ya estoy. El tren para entre estaciones y yo sigo con mi lento y penoso camino hacia la muerte. Próxima estación Buenos Aires, ¿Irónico, no? Me intento levantar, no puedo. Me estoy muriendo, me muero, me morí.

Un cuento que rescribí en noviembre del año pasado

Y mientras tanto aquí sigo, en mi azotea

1 Response to “Metro de Madrid, vuela”


  1. 1 puchi 18 abril 2007 a las 6:13 pm

    QUÉ BUENO PETER!

    MUY BUENO EL RELATO HABLADO…DELIRANTE, COMO TU.
    TRANSMITE SENSACIONES, PARECE QUE VOY MIRÁNDOTE EN TU AHOGO EN EL METRO…

    ESCRITOS QUE SON COMO UN CLORURO DE FOSFATO EN UNA PROBETA?
    COMPROBANDO QUE SE PUEDE TRANSMITIR ALGO VIVO Y COLEANTE SOLO CON PALABRAS?
    SE VISLUMBRA UN PERIODISTA 10 AL FINAL DEL NUEVO TUNEL DE LA M30. UN DISCÍPULO DE TARANTINO: DEL CELULOIDE AL PAPEL.

    ENHORABUENA, PEET.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




El Sello

el sello

Agotamiento neurótico con predisposición a molestar

Gente que ha subido

  • 160,804 digresores

Placas-Homenaje en mi azotea

picotas

mosby

lugarteniente mejorando lo presente

lacasitos

Días en los que aquí sigo…

abril 2007
L M X J V S D
« Mar   May »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  

Los más vistos de la azotea

Las escrituras de la azotea

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

A %d blogueros les gusta esto: