Llegar

Los pitidos inconstantes del electrocardiograma eran el único sonido perceptible en la habitación 478 del Hospital Universitario. La abuela Nieves se moría poco a poco sin que nadie pudiera hacer nada para impedirlo. Sus cinco hijos ya no sabían que hacer en la habitación, nadie era capaz de decir nada, solo esperaban. Las enfermeras entraban y salían cada poco respetando el silencio que reinaba en la habitación. Mientras todas las caras estaban desfiguradas por el llanto y la tristeza, la abuela Nieves parecía sonreír desde la cama de inmaculadas sábana blancas.

Tras casi dos horas de espera, los incómodos pitidos, se convirtieron en uno solo agudo y terrible. Los médicos se afanaban en una reanimación improbable mientras asomaban nuevamente y con más fuerza las lágrimas en los ojos de Blanca, Alfonso, Álvaro, Lucía y Araceli. En pocos minutos el silencio volvió a la habitación sólo roto por llantos y suspiros ahogados. Mientras los hijos de la abuela Nieves seguían sin reaccionar, ella buscaba las llaves de casa en su gran bolso marrón.

Hacía un día magnífico, la brisa movía las hojas de los árboles del jardín. Cuando por fin abrió la puerta, fue hasta el salón. Sus padres y sus suegros charlaban animadamente en una esquina. Su marido Mariano, leía el periódico, como siempre, en el gastado sillón de orejas, mientras sus nietos correteaban y jugaban a su alrededor. Su hermana llegaba desde la cocina con canapés y bebidas para todos mientras su otro hermano despejaba la mesa para que cupiera todo. Todos eran felices, incluso sus hijos los que minutos antes lloraban alrededor de la cama en la que había muerto.

Este cuento también lo escribí en noviembre del pasado año.

Mientras tanto, aquí sigo, en mi azotea.

2 Responses to “Llegar”


  1. 1 gtwl 9 mayo 2007 a las 11:08 am

    Es esto algo que paso de a deveras?

  2. 2 pedrorp 9 mayo 2007 a las 11:23 am

    Es un cuento, tiene su explicación, es una vision personal de algo que hay que descubrir al leerlo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




El Sello

el sello

Agotamiento neurótico con predisposición a molestar

Gente que ha subido

  • 160,816 digresores

Placas-Homenaje en mi azotea

picotas

mosby

lugarteniente mejorando lo presente

lacasitos

Días en los que aquí sigo…

abril 2007
L M X J V S D
« Mar   May »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  

Los más vistos de la azotea

Las escrituras de la azotea

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

A %d blogueros les gusta esto: