Archive for the 'Veranito' Category

La conquista surrealista de Alburquerque

Oye, tengo pulpo.

Ocho de la mañana de un viernes sin agua en Jaén y yo en Méndez Álvaro después de haber dormido dos horas que no quería dormir. En ¡Alburquerqueeeeee! la noche se resume en bises a un ensayo de Amarillo, desmayos de ron y peticiones de no sonar nunca en los 40. Alguien dice: ¡Qué suerte!

Dos y media de la tarde en Badajoz. Paella, pescado, helado y café a cambio de un cansancio que imposibilita el taxi. No hay más remedio que hablar con el que vende los billetes, con un patriarca gitano venido desde Mérida o con un yonki que recoge firmas. Las buenas amistades siempre fueron lo mío.

Tinto de verano, bocadillos, ron y cerveza que nunca se acaba. Lori Meyers a saco y abajo del escenario una actuación lamentable: ¿Laura Alonso? Carrera y zancadilla divina. No fui el único, pero no hubo explicación. Letras gigantes a las que acudir de vez en cuando a jugarse la vida. Venden discos rotos y hay dos por uno en camisetas. Todo sea por el pop. Doscientas cincuenta fotos y curiosidad.

En Salamanca no entienden que nosotros seamos del CSC y contemos con Virenque en nuestras filas. Los chicos del Saunier Duval y Riccó flipan con las pupilas naturales y los acuerdos hechos en grupo.

Sacrificamos un concierto porque hoy toca Deluxe. La Voz encima del escenario. Nunca había visto algo como lo de esa noche. Quiero un paseo en bicicleta por la playa de Riazor en la banda sonora de mi vida. Que no acaben los conciertos así, que siga toda la noche tocando.

El resto como en un bar. Los de la barra invitan a todos. Saluda la gente de ayer y hay consulta política sobre Cataluña en el Congreso. Despertar y ver un paraguas verde de subidón, falta la bicicleta para que sea el fin de un viaje infinito. Con visiones inexplicables desde una silla y con un desayuno a base de maíz, fuet y zumo a nuestro lado. Nosotros tiramos de vitamina C.

Piscina, sueño, tiendas que no cierran y un perro flauta que se nos une y se queda con una de nuestras toallas.

La vuelta (párrafo a parte):

Vamos en Delorean. Primera parada a veinte kilómetros y sueño a la sombra de las gallinas, en la orilla de alguna playa interior en la que se pone el sol y los patos hacen pie. Nos ofrecen oreja y conejo mientras esperamos la trashumancia y a celebrar el pase a la siguiente ronda en la plaza del pueblo.

Treinta o cuarenta paradas más por la vasta geografía española. Suerte que tenemos a Labordeta en el coche. ¡Un monumento a nuestro conductor y Huracán particular! Hay quien sueña con trabajar en la Academia de la Televisión y hay quien sueña con más temas de conversación para que el cerebro responda.
Fuimos conocidos por todos. Fuimos contemporáneos a algo durante unos días. Fuimos grandes y no será la única vez que lo seamos porque esta vez fue la pretemporada. Nos esperan el año que viene. Nos esperan dentro de dos tocando, haciendo fotos y presentando.

Hay una canción que se convirtió en himno: Lejos de casa de Amarillo:

Yo estuve en Contempopránea dos mil ocho  con cuatro jefazos.

Y mientras tanto, yo aquí sigo como siempre en mi azotea.

Anuncios

y colorín colorado…

Hasta aquí hemos llegado, se acabó el verano a la orilla de la radio. Ha sido grande.

orilla

 Y mientras tanto, aquí sigo, en la orilla de mi azotea

Publicidad para el veranito (III)

Mejor que se dediquen al fútbol, que es lo que saben:

Alucinante orquesta para un coche:

Y yo aquí sigo, todo el verano, en mi azotea.

Publicidad para el veranito (II)

Aquí va un especial de Play Station. Los chicos de Sony se estrujan el cerebro normalmente al hacer spots, aunque para ser sinceros, lo normal es que no los entiendan ni ellos:

Y aquí estoy, con mi Liga Master del Pro, en mi azotea.

Publicidad para el veranito (I)

Comenzamos un nuevo especial, esta vez va a ser publicidad, que la odiamos cuando nos corta a dos minutos del final de la serie que estamos viendo en la tele, y sin embargo, nos mola mucho cuando somos nosotros los que buscamos spots concretos. Primera toma.

La llama que llama (¡Encierren a Willy!):

 Quilmes, la cerveza argentina, suele hacer cosas chulas. Aquí uno:

Y yo, como no, donde siempre, en mi azotea.

4 maneras de ser Maradona

Los chicos de Coca Cola siempre se salen con sus campañas. Aquí un homenaje a Maradona, y de postre, los originales. Decide cual de los tres es mejor. Disfruta.

Para el cafe, copa y puro, algo con lo que he flipado. Ojito, y busca las diferencias:

Yo aquí sigo, como siempre, cómo no, esperando, en mi azotea.

A lo que me dedico en Gomaespuma

A petición de Gon, hablaré por fin un poco de pograma al que me dedico ahora en verano. Ya anuncié a bombo y platillo que estaría con los Gomaespumosos (tanto monta, monta tanto, Juan Luis como Guillermo) y efectivamente, esta es la tercera semana de trabajo y la verdad es que me lo estoy pasando de lujo, aunque no desisto de mi azotea (que haría yo sin esa duda existencial de si me lanzo o no).

La primera semana fue muy tranquila, el programa se hacía desde China en directo, por cierto que es el primer programa que se emite en directo y sin censura desde allí para cualquier parte del mundo. Aquí andábamos con uno de los redactores, Jaime Rull, buscando contenidos y gestionando entrevistas.

De las entrevistas os diré, que no hay nada más fácil para que cualquiera te atienda una llamada que decir que eres de un medio de comunicación. El segundo día ya había hablado con Arancha Sánchez Vicario. Hoy, por ejemplo, me he pasado la mañana para conseguir una entrevista con Rafael Correa, Presidente de Ecuador. No he hablado con él, pero sí con el hombre que está siempre a su lado.

Más cosas. Verlos en el plató es la leche, son rápidos haciendo “esqueches”como las balas de Bruce Willis. Del equipo ya hablaré antes de que se despiden, porque efectivamente se van a otros menesteres. Yo me quedaré en otro programa de Onda Cero, que supongo que será el que Luján Argüelles hace desde hace cinco veranos en el horario de Gomaespuma. El nombre, “La Orilla”.

Bueno, más cosas en próximos boletines, que ahora estoy pillao, pillao de tiempo. Espero haber saciado la curiosidad que mató al minino y le llevó hasta la cocina de un restaurante chino.

Y mientras tanto, entre programa y programa, aquí sigo, en mi azotea.


El Sello

el sello

Agotamiento neurótico con predisposición a molestar

Gente que ha subido

  • 161,345 digresores

Placas-Homenaje en mi azotea

picotas

mosby

lugarteniente mejorando lo presente

lacasitos

Días en los que aquí sigo…

septiembre 2017
L M X J V S D
« Sep    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  

Los más vistos de la azotea

Las escrituras de la azotea

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.